Ayotzinapa: Cartografía de la barbarie

Versión PDF   Por Sergio Moissen México se ha convertido en un país demencialmente violento, un país de nota roja. Desde el año 2006 el régimen político mexicano comenzó una llamada “guerra contra las drogas” que ha causado una catástrofe sin precedentes en la historia de nuestro país. Según cifras estimadas por analistas y movimientos sociales las “bajas colaterales” de la “narcoguerra” en estos 8 años de combate a los cárteles del narcotráfico es de más de 120 mil muertos, más de 25 mil desaparecidos y más de 1 millón y medio de desplazados. En una poderosa imagen literaria Daniel Sada, escritor de Mexicali, en su libro Porque parece mentira la verdad nunca se sabe pareciera profetizar sobre el México del 2014: “llegaron los cadáveres a las tres de la tarde. En una camioneta la trajeron- en masa, al descubierto- y todos balaceados como era de esperarse. Bajo el solazo cruel miradas sorprendidas, pues no era para menos ver así nada más paseando tanta carne apilada.” (Sada, 1999: 1)Según cifras oficiales por lo menos 6 cuerpos al día son enterrados en fosas clandestinas desde el 2011 año en el que inicio la “guerra contra el narcotráfico”. . La “verdad” en México supera el horror: porque parece mentira la verdad nunca se sabe. Las fosas clandestinas irrumpieron en la conciencia nacional en 2010 cuando fueron encontrados más de 72 migrantes centroamericanos en San Fernando Tamaulipas. Según datos oficiales los migrantes fueron asesinados por el grupo “Los Zetas”. Otro caso emblemático fue el de Durango en 2013. En 14 fosas clandestinas ubicadas en la entidad fueron encontrados 331 cadáveres, de los cuales tan sólo en el municipio de Durango han sido exhumados 301 cuerpos. Tan sólo en Guerrero han sido localizados más de 150 cuerpos en fosas clandestinas. El daño es incuantificable. En cifras, la cantidad de asesinatos en México en estos 8 años de “guerra contra el narco” es comparable a los resultados de la Guerra Civil en Siria… no son pocos los analistas que sugieren que en México hay una guerra de “limpieza social” pues las “bajas colaterales”, así las llamó Felipe Calderón, vienen de los sectores más explotados: migrantes centroamericanos, jóvenes, mujeres trabajadoras, obreros, campesinos, pobres urbanos. Esta “guerra” ha construido verdaderos monumentos a la barbarie moderna como la llamadas “narcofosas” donde fueron encontrados los cuerpos de 78 migrantes en el estado de Tamaulipas en el año 2010 y más de 150 cadáveres en Durango o el asesinato de jóvenes en masa como en Villas de Salvarcar en el mismo año. La masacre de Iguala marca un antes y un después de la historia del país. La historia es abominable. El día 26 de septiembre del 2014 en Iguala Guerrero fueron desaparecidos 43 estudiantes normalistas de la Escuela Rural de Ayotzinapa. Días después la historia se tornó aun más aberrante: 6 asesinados, decenas de heridos, 22 cuerpos sin identificar, por lo menos dos decenas de fosas clandestinas descubiertas en la cercanía de Chilpancingo. Dos días después se mostraron videos difundidos por la prensa en el que se muestran camionetas de la Policía Municipal que a toda velocidad huyen de la escena con los estudiantes. En redes sociales, por el día 2 de octubre, se viralizó una foto en la que se veía el  cuerpo de Julio César Mondragón desollado, sin rostro y sin ojos. El cuerpo fue encontrado en la cercanía de una zona industrial de Iguala. En los últimos días en México se ha desatado una polémica entre la PGR y el equipo de investigación de peritos argentinos sobre el caso Ayotzinapa. La PGR declaró el día 1 de febrero del 2015 que los resultados de las investigaciones del estado mexicano son una verdad histórica. Para la versión oficial, disponible en la página del gobierno, los 43 estudiantes detenidos desaparecidos fueron asesinados entre el 26 y 27 de septiembre en el basurero de Cocula y sus restos fueron echados al río. En esta versión oficial las decisiones del asesinato de los 43 estudiantes fueron tomadas por el presidente municipal de Iguala José Luis Abarca y su esposa. El móvil del asesinato, en la versión del gobierno, fue por la interrelación con el crimen organizado con el gobierno municipal y fue un crimen aislado. El gobierno federal y la PGR quieren dar así un carpetazo en caso Ayotzinapa. La premura de cerrar el caso se hace visible luego de las declaraciones de Murillo Karam, ex director de la PGR, en el que se declara que esa es la “verdad histórica”. Hay indicios de que #FueElEjécito El gobierno ha mentido en su versión, aseguran los familiares de los 43 desaparecidos. En conferencia de prensa el día 25 de enero, unos días antes de que la PGR hiciera pública su “verdad histórica”, uno de los padres de los 43 estudiantes declararon que el ejército había amenazado en días anteriores a los normalistas de Ayotzinapa cuando ellos se encontraban realizando acciones políticas en la crucero de Huitzuco. Los familiares también denunciaron que las instalaciones del ejército cercanas a Iguala sabían de los movimientos de fuerzas municipales. Han intentado entrar a los cuarteles y han sido reprimidos. Jose Antonio Montemayor Alderete han publicado trabajos científicos en el que se comprueba la imposibilidad de cremar y calcinar 43 cuerpos en el basurero de Cocula. Según los investigadores la versión oficial es un montaje pues “debieron aparecer restos de alambre de acero, pérdida de vegetación, huellas de que algunos cadáveres pudieron ser arrastrados o sangraron, piedras rotas producto de las altas temperaturas y un terreno prácticamente calcinado.” Investigaciones de Berkeley también desmienten las versiones oficiales de la PGR. Según Anabel Hernandez, en base a documentos del ejército mexicano y de la propia PGR, el operativo del 26 y 27 de septiembre en Iguala Guerrero fue decidido desde el gobierno federal con la participación de Policías Federales y miembros de las Fuerzas Armadas con el objetivo de liquidar la organización de la normal rural de Ayotzinapa.  Según la revista Proceso “Aún más, de acuerdo con la información obtenida por Proceso en la Normal de Ayotzinapa, el ataque y desaparición de los estudiantes fue dirigido específicamente a la estructura ideológica y de gobierno de la institución, pues de los 43 desaparecidos uno formaba parte del Comité de Lucha Estudiantil, máximo órgano de gobierno de la escuela y 10 eran “activistas políticos en formación” del Comité de Orientación Política e Ideológica (COPI). La PGR manipula datos e información: peritos argentinos Según los peritos argentinos las evidencias que usa la PGR para obtener su versión fueron manipuladas. Los fragmentos de huesos que fueron encontrados en el basurero “llamaron la atención de los peritos pues había uno llamativo, poco quemado, grande y bien conservado”, que de inmediato llamó a todos la atención. Según los voceros de dichos investigadores “nunca les fue mostraron un documento clave: la cadena de custodia que debían de haber firmado los marinos que supuestamente encontraron el hueso al momento de entregarlo a PGR. Aunque han solicitado a las autoridades en reiteradas ocasiones ese documento siguen sin conocerlo.” Para este equipo de investigación las imágenes satelitales que son usadas para demostrar el fuego con el que fueron calcinados los 43 normalistas fueron obtenidas “en fuegos anteriores al menos desde el año 2010. Por lo tanto, las fotos satelitales indican que interpretar la evidencia recogida en la zona baja del Basurero por peritos de la PGR y del EAAF como un solo evento de fuego ocurrido según PGR el 26 de septiembre del 2014, refleja una lectura parcial de la evidencia recolectada en dicho lugar.” En un comunicado también señalan que no puede darse por concluida la investigación toda vez que aún falta procesar una cantidad importante de evidencia tanto por los peritos de la PGR como del EAAF. Se necesita mayor tiempo de análisis de los restos óseos y toda evidencia asociada a ellos. Esta tarea llevará varios meses más de trabajo. La credibilidad del gobierno federal es tan baja que cada resultado de la “investigación” no es creíble ante los ojos de los cientos de miles movilizados. El gobierno federal, al no resolver por medio de la PGR, presentó 10 medidas, en las que se estipula principalmente más militarización del país y mayor combate al “crimen organizado” e injerencia de los Estados Unidos en materia de seguridad. La medida más celebrada por Peña Nieto fue la militarización de las policías municipales de, al menos, 6 estados de la república en particular Guerrero y Michoacán. Al mismo tiempo el régimen político se endurece contra los luchadores sociales. En las últimas movilizaciones decenas de jóvenes fueron detenidos de forma arbitraria y el gobierno del Distrito Federal (PRD) desalojó violentamente a los manifestantes. Movilizaciones históricas     En los últimos meses hemos asistido a imponentes e históricas jornadas de movilización juvenil y popular que han sacudido, de Tijuana a Chiapas, al régimen político del PRI, el PAN y el PRD. México vive hoy movilizaciones históricas llenas de hartazgo, rabia y enojo tras la masacre de Iguala.  Son muchos los analistas que sugieren que el caso Ayotzinapa fue la gota de “derramó el vaso”. No es para menos. Tan sólo el 20/11 del 2014 unos 500 mil manifestantes salimos a las calles exigiendo la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Tras cumplir 5 meses del brutal ataque, el movimiento persistió– aunque mermado- pero con mayor presencia de los sectores sindicales opositores en particular la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el Sindicato México de Electricistas (SME) y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT). Desde muy temprano los contingentes de la CNTE salieron del metro Indios Verdes, Auditorio, Tasqueña y Zaragoza. Según la dirección de la Coordinadora asistieron contingentes de la CETEG (Guerrero), la Sección XII (Oaxaca), la sección XVIII (Michoacán) y delegaciones de Chiapas y Veracruz. La participación de casi 50 mil profesores las primeras manifestaciones comenzaron desde las 10 de la mañana tomando las principales arterias de la ciudad arribando al zócalo al acto central. Ante este aberrante hecho surgió un movimiento juvenil y popular que, en 6 jornadas de acción global, han puesto en crisis al gobierno. Si bien, el movimiento comenzó en las universidades, pues en breve surgieron asambleas estudiantiles de miles superando la experiencia del movimiento #YoSoy132 con paros escalonados de 48 y 72 horas en más de 100 escuelas de nivel medio y superior, el movimiento por la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa se convirtió en una causa nacional que obligó a las grandes centrales sindicales (como la UNT) a realizar paros y movilizaciones. El 20N 60 mil telefonistas se movilizaron a nivel nacional. La dinámica de la movilización avanzó de forma acelerada con tres consignas populares: 1) Vivos se los llevaron, vivos los queremos, 2) Fue el estado y 3) Fuera Peña Nieto. La crisis es profunda y el movimiento avanzó en sus demandas. La consigna Fuera Peña concentra la indignación ante un gobierno que asesina estudiantes. Los partidos en el congreso (PRI, PAN y PRD) están cuestionados pues los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal) están implicados en la masacre.               Una de las principales características de este movimiento de masas  desbordó por izquierda al PRD, partido que durante varios años fue considerado como una alternativa política. Esto da amplias posibilidades para que emerja una nueva izquierda anticapitalista y socialista siempre y cuando logre empatar con las fuerzas motrices del descontento nacional. Esta posibilidad es histórica para las pequeñas organizaciones que se reivindican socialistas y anticapitalistas que resistieron la oleada de los años ochentas que culminó en la institucionalización de la “izquierda” en un nuevo partido más como el PRD.   Aunque el tope de la movilización del día 20 de noviembre se expresó una fuerte unidad entre sectores populares y el movimiento sindical “opositor” (UNT) y fue “histórico” éste tiene límites fuertes para conquistar la caída de Peña Nieto y en última instancia permite el robustecimiento y fortalecimiento de MORENA. Una de las tareas de la izquierda anticapitalista es demostrar a los millones que se movilizaron que este régimen político es irreformable como lo hace creer Andrés Manuel López Obrador. Ante el escenario electoral del próximo periodo la izquierda anticapitalista que nace de este nuevo suceso demoledor, como el de Ayotzinapa, es pelear con claridad por una posición independiente y que cuestione de fondo la democracia y el régimen político mexicano.     Uno de los vientos a favor de la insurgencia de una nueva izquierda anticapitalista y socialista está en el descrédito en el que cayeron todos los partidos del congreso con la aplicación de todas las reformas estructurales, la continuidad de la “lucha contra el narco” y en especial con la complicidad, silencio y colusión con el crimen organizado y con los responsables parciales de la masacre de Ayotzinapa. Para el movimiento que nació a partir de los días de septiembre toda la clase política es responsable. Aun con esa potencialidad hay que reconocer una de las debilidades del movimiento actual: la fortaleza de una fuerte tradición movimientista de la que urge salir para construir una alternativa política ante los partidos políticos de los capitalistas en México.   Urge, en el sentido positivo, construir una alternativa que llene de programa y claridad el fuerte descontento nacional que surgió y estalló en México. Otro elemento positivo para el nacimiento de una nueva izquierda anticapitalista y socialista es el mayor aumento de la movilización social a nivel internacional. En Estados Unidos asistimos a las movilizaciones en contra la violencia policial, en especial con el caso de Eric Garner, en Brasil las fuertes y potentes movilizaciones obreras en la VW y del magisterio del Paraná, como eslabones de las movilizaciones que cundieron el planeta desde 2011.   Al margen de todo lo señalado y no por ello de menor importancia es el nacimiento de una nueva generación de jóvenes que han irrumpido a la vida política luego del #YoSoy132 y con la lucha por la aparición con vida de los 43. Aunque hoy se puede decir que hay un reflujo, esta nueva generación de jóvenes que salieron a luchar están buscando alternativas políticas para organizarse y ante el descrédito de los partidos políticos en el congreso y la alta y mayor deslegimitimación del sistema capitalista es una buena incubadora para la fusión de nuevas generaciones de luchadores con la izquierda que correctamente supo diferenciarse del PRD y de la lucha institucional.   Esta crisis política abre como posibilidad un nuevo ciclo de movilizaciones en la que se va moldear el futuro de la nueva izquierda en México por fuera de las instituciones del régimen político mexicano. A 5 meses del nacimiento de este movimiento ya se pueden sacar algunas conclusiones de la lucha. La unidad de todos los sectores es clave siempre y cuando haya una perspectiva estratégica frente al régimen político de conjunto. La posibilidad de una huelga estaba patente como método de lucha de los primeros dos meses del movimiento pero las direcciones como la UNT o la CNTE se restringieron a participar de las movilizaciones sin el paro de por medio. Esto impuso límites a que la ruptura llegar a plantear nuevas perspectivas aun con ello el movimiento logró poner en una fuerte crisis que da como posibilidad histórica la emergencia de una nueva alternativa de los trabajadores, los jóvenes, las mujeres en clave anticapitalista y socialista. La lucha no se restringe al cambio de un gobierno por otro sino por la transformación del régimen político de conjunto que se encuentra podrido en todos sus órdenes. La lucha por lo tanto es contra el régimen político de conjunto y eso, espontáneamente ha sido planteado de algún modo, por el potente movimiento que surgió en los últimos días. Bibliografía:   Sada, Daniel, Porque parece mentira la verdad nunca se sabe, México, Tusquets, 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s